Transeśntes literarios
  Manuel Francisco Mesa Seco
 

MANUEL FRANCISCO MESA SECO
(1925-1991 Chile)



 
 
  
ESPEJO
Días tatuados por latigazos
y rosas que nunca verá mi geografía,
zapatos cansados y ataúdes.
 
Cenizas de tantos días consumidos
aire enrarecido en desalientos
y extensiones a lo lejos despidiéndose.
 
Este arenal es mi ánima.
Araña que va hilando cautiverios
para atrapar la muerte.
 
UN FALUCHO
Duende de la luz, desde tu bosque oscuro,
por martillos y cantos germinados,
enciendes de nostalgias el pasado
e inciensas con tu vela el cielo puro.
 
Montando el mar con ademán seguro
y en el jardín del viento encaminado,
creces albatros, blando, enamorado,
y no olvidas que fuiste roble duro.
 
Como un faro que vence las distancias,
cargando con los puntos cardinales
persigue tu vagar el sueño mío.
 
Y mirando tu estampa de fragancia,
como un astro en los mustios ventanales,
te vas falucho prolongando el río.
 
RECODO
Por las dolientes aguas de este río
pasan ruinas y mueren transparencias.
Un poco de mi muerte y mi existencia
y el claro y turbio tiempo que fue mío.
 
Van cristales llorando en lo sombrío.
Calcinada la voz en tanta ausencia.
Pasan vuelos, cenizas y querencias
y una luz en profundo desvarío.
 
Brillan himnos lejanos y victorias,
fragancias de galope y de estrellas
y el cielo que brotaba en la honda noria.
 
Pasan lágrimas, besos y querellas.
La vida que se apaga, transitoria
por las oscuras aguas que eran bellas.
 
IX
Una puerta cerrada al infinito
y que ataja a mi pueblo a cada paso.
Yo le echaría por de pronto el lazo
destrenzando la ola en cada grito.
 
Hay que sacar la tranca de este mito.
Y hable la patria cada vez su caso,
beba la vida cada vez su vaso,
de este modo soñando resucito.
 
Puerta del laberinto siempre oscura
que te empuja a la luz que no se alcanza
entre aciagas tinieblas de locura.
 
Busque tu mano el agua y la bonanza
y al salir de la histórica espesura
ábranos Dios su puerta de esperanza.
 
VUELO
Y muertos seguimos desde adentro
con esta pasión de convertirnos
en mágico bosque renaciente.
 
Historia que verdea desde tronos
y quemaduras. Rostros que se abren
en floraciones rotundas.
 
Ala
dolorosa y plena
fue la muerte.
 
REGRESAR NO ES MORIR
Supongamos que regreso. Que estoy volviendo
a un punto de partida. Volviendo a la esquina
o lustrándome los zapatos. Para viajar
a la otra puerta del camino.
 
Las telarañas han caído de mi piel.
Puedes confundirme con un armario
lleno de un olor obsceno.
 
Y hay que subir al vagón. Subir
a la rama donde el pájaro pasará la tempestad
escuchando las pisadas de hierro
de los conquistadores.
 
Porque al regreso ya no soy la misma agua
ni el mismo ojo ni la misma calle.
He salido de las sábanas
quebrando la espesura.
 
Esta corbata fuera. Esta revista
que es todo mi equipaje filosófico.
Y deberé partir (piedra que cae
en una noria).
 
OCHO Y MEDIO VERSOS
El tren se detiene en mi oscuridad.
El pasto ya amarillento es un mar vencido.
Bellas mujeres sobre airosos corceles blancos
vagan al sol. Los árboles comienzan a desnudarse
y las hojas son billetes de la brisa que viaja.
La muerte atisba sin saber lo que ocurre.
Una hosca conductora quiere revisar mi pasaje.
Sólo atino a mostrarle el sentido oculto
de las cosas.
 
DESEO
Toca Cristo este silencio que está ciego.
Yo vivo en él y que tu mano lo levante.
 
La eternidad sobrevive tal vez en mis vestigios.
 
En lo alto y lo profundo no termino
de establecer moradas.
 
Dios antigua lanza fue mi ayer.
Fui yo mismo un cordero del desierto
perdido en el tormento de mi raza.


MANUEL FRANCISCO MESA SECO: Nació el 20 de Agosto de 1925 en Constitución. Estudió las humanidades en el Instituto O’Higgins de Rancagua y en el Colegio San Ignacio de Santiago. Más tarde ingresa a la Universidad Católica de Chile para seguir Derecho, titulándose de abogado en 1951.
Se establece en Linares donde ocupa diversos cargos: juez subrogante, asesor jurídico de Iansa, regidor, presidente del Colegio de Abogados de la capital provincial, presidente de Cultura Hispánica local y dirigente de numerosas instituciones sociales y culturales de la región.
Desempeñó funciones docentes en la Universidad Católica del Maule, además de la dirección de Comunicaciones de ese plantel.
En 1984 fue elegido como miembro de Número de la Academia Chilena de la Lengua y en 1990 es designado Gobernador provincial de Linares.
 Manuel F. Mesa Seco recibió numerosos premios y distinciones en vida y posmortem. 
 Poeta, cuentista, dramaturgo y ensayista publicó una treintena de obras , entre las cuales podemos citar: “Ciudad del poeta”, 1973; “Ruinas y transparencias”, 1978; “Armaduras”, 1982; “Responso”, 1990; “Puertas” (póstumo), 2003.
 Como cuentista, le debemos: “Aún corre el Maule”, 1970 y “Territorios”, 1981.
 Esencialmente poeta, exhibe varias facetas. Se pueden distinguir, al menos, tres direcciones fundamentales. La primera corresponde a la corriente telúrica; la segunda está representada por la búsqueda de las grandes experiencias: el amor, el sentido cristiano de la existencia, la preocupación por el ser y el destino del hombre. Finalmente aquella que señala la voluntad de recuperar la memoria histórica de la raza hispánica, sus raíces etnográficas y las figuras protagónicas y ancestrales.
 Sus versos resumen sentido optimista y cristiano de la existencia, de innegable contenido metafísico y trascendente.
 Mesa Seco fue un escritor que a nada se sustrajo, que en todo obró sin mezquindades. Fue un hombre cabal, un amigo espléndido.
                                                    MATIAS RAFIDE BATARCE.
 
© Derechos reservados. Prohibida su reproducción sin citar fuente.

El 29 de abril de 1991 falleció en un accidente automovilístico, en las cercanías de Talca.
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=