Transeśntes literarios
  Es necesario continuar...
 

 
ES NECESARIO CONTINUAR EL ASOMBRO

 



 
PRIMERA VOZ   (Fragmentos)

¿Qué mano territorial pondrá
sobre el polvo de los días
los domingos
a pesar de las utopías que se nos escapan?
 
      
         Como si fuéramos
         desenredando polvorientos caminos
         construidos por manos de rústicos obreros
         más allá de la risa y la torpeza de los ojos
         pasan ángeles que ríen 
         en la plenitud de las ferias de barrio
         Y tú vienes
         a pasos raudos por las veredas
         entre globos por el aire
         con todos los ideales a punto de estallar.
                                         *
         Aquí
         en esta tierra de miel
         donde tu madre deshojaba la vida
         y extendía su mano entre los océanos
         permanecen voces desamparadas que preguntan
         por las soberanas cosas aprendidas
         por la sencillez de los nombres
         Aquí esperan
         al norte y al sur
         al este y al oeste
         los días necesarios que tuvimos
         en la cavidad de las puertas
                                        *

         Aquí
         al sur poniente de la ciudad
         donde la poesía cuelga los atardeceres
         por los cuatro costados
         y desde donde, de largas trenzas
         solías jugar por antiguos corredores
         entre pinturas y retratos de la abuela
         aún resuena por los ventanales
         que miran al jardín
         esa frase que gatilla tu corazón amanecido
         “¿Cuándo viene por casa hija?”
         como si fuera fácil encontrarse
         con las tardes multiplicando el arco iris.
         ¡Qué jóvenes y bellos fuimos en la patria un día!
                                      *                                  
         Aquí los aguarda el norte
         con las voces y los patios
         de las ciudades sin nombres
         Con sus salitreras olvidadas
         sobreviviendo
         como el que vuelve
         sobre su propia sombra
         Con cielos y huellas
         con trajes y sombreros de naves
         ancestrales
         Sembrando los desiertos
         para no tener
         que inventarnos los pájaros
         y las flores.
                                      * 
         Aquí la permanencia del sur les saluda
         reclamando con sus lluvias y volcanes 
         Ofrendando sus bosques milenarios
         donde el copihue se trenza enamorado
         de robles algarrobos y canelos 
         Donde podemos descolgar las estrellas
         en alguna forma  
         y apoyar a los pájaros que viajan
         donde sólo ellos saben.
                                     * 
         Aquí
         también supimos de exilios interiores
         En esta gran casa que los aguarda
         reprimimos el sonido
         de nuestra propia respiración
         para evitar que la noche cayera
         sobre nuestra herencia
         Parecíamos ángeles
         con escoba y delantal blanco
         sobre pasillos estropeados
         invadidos de cerezos.
                                      *

 

 SEGUNDA VOZ   (Fragmentos)

           Aprendí a escribir
           a sumar y restar
           a distinguir lo blanco del negro
           a decir sí, cuando sólo quería
           ponerme de pie
          para decir mi nombre.
 
        Traigo, repartiendo
          en las frentes de olivares
          alzados nombres que en mí vivieron
          Agitada siego los sustantivos
          de los amados nombres
          mientras las bibliotecas duermen
          y en silencio arranco mi lengua

          Cambio de traje en la frontera
          y el sol alberga la memoría
          para no tener una cabellera quieta
          y una boca prestada  
                                        *  

                     
 
         Tantos años dispersos
         con las semanas quebradas
         pensando, ojalá estuviera en Chile
         para juntarnos en casa de Leonardo
 
         O bien ir por tía Luchita
         y desde los cerros
         descolgar ventanales
         en atardeceres sobre el puerto
         Y ese estar en casa con mis hermanos,
         en las conversaciones de siempre
         a la hora de las mesas

 
        Y mis padres... mis padres...
         ¿Qué será
         de la risa y el agua...?
         ¿Del mar que fundaba puertos
         sobre las caderas de mi madre
         y dibujaba en mi padre
         muelles sobre su camisa?
                                        *

 
          Mírenme
          soy la misma de siempre
          Con los mismos ojos que siempre tuve
 
          Háblenme
          con esas bocas de lo que fuimos

          Nómbrenme
                   que las ausencias
          nada dicen  de los nombres
          y los ángeles
          aguardan inmateriales.

 

 TERCERA VOZ   (Fragmentos)

Hay hombres
Hay hombres que van soñando por la vida
van disparando
directo al corazón.
 
         Santiago oeste
         al poniente de la ciudad
         los aguarda todavía
         con sus trenes y ferias de barrio
 
         Con eso que nos prueba que el silencio
         nos habla en cada calle  vecinal
         donde el almacén aún existe
 
         Con esa puerta acostumbrada
         a estar abierta
         para que todo aquel que pasa
         pueda sentarse y no gastar
         la palabra innecesaria.
                                        *
 
         Es ahora el instante
         es aquí y ahora
         que nuestras bocas acuñan la tersura
         libremente como palomas desheredadas
 
         Anduvimos mucho tiempo
         construyendo ciudades sin muros
         Derrumbando una por una las sombras
 
        Te invito a conocer
         el curso de los huesos húmedos
         El árbol de los tiempos de la memoria
         Las llaves sin cerrojos
         Las canciones sin calendarios
         Los ventanales claros
         por donde ingresen ojos de arcilla
 
         Te invito a conocer la rueda continua
         a la orilla del camino
 
         A conocer los pasos
         ahora que aún hay guirnaldas en los cabellos
         y a pesar de todo la risa y el agua
         existen aún,   en los rostros.
                                        *



         Tendríamos que hacer algo
         a estas alturas de los tiempos: diferenciar
         el astrónomo de las estrellas, por ejemplo
         El policía del viento
         El metro de los trenes, sobre todo aquellos
         antiguos de la infancia
 
         Tendríamos que hacer algo, digo:
         ver la diversidad
         del vendedor de la calle con el de la bolsa
         llámese Nueva York por la calle o la ciudad
         da lo mismo
 
         ¡Hay que hacer algo!
         Acariciar una flor silvestre de vez en cuando
         Tirarnos sobre la hierba, alguna vez
         Lavar una camisa, abonar y sembrar la tierra
 
         ¡darle de comer al perro!
 
         Hay urgencias en estos tiempos
         Ver la trascendencia de los pasos
         Mirarnos de frente, mirarnos las manos
         Lavarnos el rostro a pleno día
 
         ¡Hacernos el amor hasta que sea pecado!
 
         Es urgente hacer algo, soy una convencida
         ¡Es necesario continuar el asombro!

         Es irremplazable escribir cartas, silbar
         una canción del alma, encender una chimenea
         y luego tendernos a leer un libro

         Necesitamos sentarnos en una plaza
         Jugar como niños aunque pasemos los 50

         Es esencial, conversar contigo, contigo
         y contigo

         ¡Vernos el rostro, cada mañana.
 




”Aquí se queda
la presencia infinita
cuando reclama la memoria”


© Magdalena Fuentes Zurita.
Es Necesario Continuar el Asombro
Propiedad Intelectual Nº 142.922
I.S.B.N. Nº 956-299-384-1
Derechos Reservados.

             Prohibida su reproducción total o parcial o por cualquier medio, sin autorización de la autora.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=